Nuestros Valores

Cada ser humano tiene su propia existencia y total originalidad



El concepto de "parecido" es totalmente opuesto a la realidad de la aventura humana : nos pasamos la vida tratando de comprender y aceptar nuestras diferencias y, por lo tanto, nuestro Ser.
Cuanto más somos conscientes de nuestra personalidad, más capaces somos de enfrentar con calma y verdad los momentos más complejos y dolorosos de nuestras vidas.
Por el contrario, a menudo estos momentos, estos "ensayos" nos ayudan a ser más conscientes de nosotros mismos y del mundo, para progresar.






El conocimiento y la autoaceptación engendra nuestra capacidad de conectarnos con los demás

Las mejores obras neurocientíficas y psicológicas nos muestran que el ser humano, sea cual sea su sexo, su raza o su lugar de vida, por naturaleza es llamado a una vida social y a encontrarse con los demás. Pero para lograr esto, uno debe aceptarse a sí mismo de una manera positiva
Sin esta capacidad de encuentro y su implementación, gran parte de nosotros permanece en una etapa incompleta de maduración. Esta es la razón por la cual la misión de Stratelio es ayudar a los profesionales ofreciéndoles una gama original de herramientas y procesos de acuerdo con las escuelas sicológicas y sistémicas, pero sobre todo como un factor de apoyo. a la expresión de sí mismo para sus clientes.




El individuo y la vida tienen prioridad sobre la ley, las normas, los marcos : condición inicial para la expresión de la creatividad

Más allá de las leyes, las normas y los marcos que son esenciales para el curso de la vida en la sociedad, el camino esencial para todos es ,en primar lugar, que cada uno entender quién es, luego identificar más o menos rápidamente el camino que es el suyo.
Esto implica darse a sí mismo una parte de la libertad, permitirse abandonar los marcos preestablecidos, alejarse de las lecciones aprendidas, ciertos usos o normas.
Entonces la lógica de la vida y la construcción de códigos solo tiene sentido para ayudar a que todos vivan mejor en comunidad. Sin embargo, bajo ninguna circunstancia deben usarse estas regulaciones por sí mismas.
La ley debe ser un servidor de la vida, no al revés. Como se lee en los textos sagrados, "el sábado fue hecho para el hombre y no el hombre para el sábado" (Marcos 2, 27)
El ser humano es más importante que la ley. Esto es cierto para cualquier ley, incluso llamada "divina". Y el jurista y filósofo Jean-Etienne-Marie Portalis confirma esto en su discurso preliminar sobre el Borrador del Código Civil francés, "las leyes están hechas para los hombres, y no los hombres para las leyes".
Lo mismo para todo lo que obliga.
Conscientemente o no, todos pasan su vida tratando de encontrar su parte de individualidad y creatividad, para descubrir su vocación ; rechazar a otros bloquea este proceso ; darse totalmente a los demás, colocarse en una posición de dependencia que es demasiado fuerte bloquea aún más este proceso.
La creatividad, la inventiva supone tomar, a veces un riesgo, una forma diferente, incluso contraria a las enseñanzas o doctrinas, de seguir su camino, su camino!